Archivo de Etiqueta Mauricio Macri

Cumbre del G-20: ¿Argentina en la mira del terrorismo global?

Una sensación de escalofrío recorrió a la Argentina al conocerse un comunicado del Foreing Office, que alertó a los ciudadanos británicos sobre la posibilidad de atentados en el país que será escenario de la cumbre del G-20. Sin embargo, una extraña ambigüedad caracteriza a la nota de alerta. Repasemos de qué se trata y la importancia del G-20.

Leer más

Share

El fósforo y la nafta

El cerco se iba cerrando. La acumulación de pruebas y confesiones anunciaba el inminente procesamiento de Cristina Kirchner. La decisión del juez plantea el tema de la prisión preventiva. Desde entonces, la libertad de la expresidenta queda en manos de los legisladores peronistas.

El senador Miguel Pichetto ya dijo que su bloque no concederá el desafuero. El macrismo se rasgará las vestiduras y acusará a los senadores peronistas de encubridores que convierten el Congreso en una guarida. Pero más allá de sus expresiones públicas, el oficialismo sabrá que, manteniéndola en libertad, Pichetto también le hace un favor al gobierno.

En un trance económico tan delicado como el actual, la detención de Cristina podría resultar sísmica. En el imaginario kirchnerista, moldeado por un eficaz aparato de propaganda, será una “presa política” cuyo encarcelamiento es parte de “un plan” para “destruir el movimiento nacional y popular”. En ese “relato”, Cristina será una víctima más del proceso de desmantelamiento del eje bolivariano que encarceló a Lula en Brasil y que, en Ecuador, procura llevar a prisión a Rafael Correa.

Los casos son totalmente diferentes, pero en la argumentación de la propaganda K son parte del mismo movimiento de pinzas cuyo objetivo es atenazar la región a los designios de Washington a través de dirigencias neoliberales.

Ese razonamiento deja de lado los juicios y prisiones de gobernantes liberales en Perú, así como los juicios y prisiones de presidentes derechistas centroamericanos. De todos modos, la situación económica que está asfixiando a las clases medias y bajas de Argentina potenciará esa lectura de los hechos si Cristina quedara en prisión preventiva durante el proceso por corrupción.

El duro ajuste que se está efectuando, su impacto en el consumo y el empleo, además de la sensación cada vez más extendida de que el país avanza sin metas claras hacia un círculo vicioso de aumento de tarifas y precios sin que aparezca, de momento, una luz al final del túnel, conspira contra una percepción social equilibrada de las razones que llevaron a la expresidenta al banquillo de los acusados. En las actuales circunstancias no puede ser de otro modo.

Si los cálculos que Macri presentó en su campaña electoral y en el primer tramo de su gestión hubiesen sido correctos, hoy Argentina tendría un despegue económico vigoroso, basado en la inversión privada. Pero la realidad está en las antípodas de aquellos cálculos y anuncios. Inflación, deuda y caída del consumo producen incertidumbre y descontento, el combustible de los estallidos sociales. Y Cristina necesita que ese combustible estalle en llamas que devoren al gobierno entero.

El estallido social y la caída del gobierno aparecen como la única y última posibilidad que tiene la expresidenta para intentar eludir el destino judicial que le depara el océano de pruebas en su contra.

Su detención, en el marco de semejante crisis, podría ser el fósforo que encienda las llamas. Mauricio Macri lo sabe.

Share

La realidad oscura que se sentó a la mesa de Mirtha

El periodista Carlos Pagni denunció una operación de los servicios de inteligencia en la mesa de Mirtha con Natacha Jaitt | Imagen: Diario Popular.

Si el debate en los medios gira sobre la calidad ética de Mirtha Legrand y la verosimilitud de Natacha Jaitt, entonces sirve muy poco el debate en los medios. Los autores materiales de una deflagración no son más importantes que la autoría intelectual. O sea, el que organizó y financió el ataque a la imagen pública de un puñado de personas.

Sabiendo donde estuvo la organización y financiación del trabajo sucio que perpetraron una mediática y una veterana estrella de la televisión, se podrá dilucidar lo más importante de todo: con qué objetivo se llevó a cabo esa operación.

La primera impresión es que se trata de un trabajo de aparatos de inteligencia. De ser así, faltaría saber si es mano de obra ocupada o mano de obra desocupada.

El gobierno que preside Mauricio Macri debiera ser el más interesado en desentrañar este caso, para corroborar o descartar que, detrás de los ejecutores de esta operación, estén agentes de inteligencia del Estado.

Ocurre que la mayoría de los personajes alcanzados por el ataque mediático son figuras de los medios que entran en el sector que el ultramacrismo llama despectivamente “Corea del centro”.

O sea, referentes que fueron duramente críticos de los gobiernos kirchneristas, pero no resultan complacientes con la actual administración. Por el contrario, “Corea del centro” cuestiona de Macri y de sus ministros todo lo que considera que debe ser cuestionado

Y está claro que al Gobierno y al macrismo les molestan más los cuestionamientos de quienes fueron duros críticos del kirchnerismo, que los que provienen del “periodismo militante” que integraba el aparato de culto personalista de Cristina Kirchner.

Los ataques del “periodismo militante” no debilitan ni afectan en absoluto al Gobierno. Por contrapartida, las críticas de quienes fueron aguerridos cuestionadores de Cristina Kirchner son más atendibles.

Por eso es importante que quede en claro quién organizó y financió el ataque a “Corea del Centro”, que se realizó desde un programa de alto rating y línea editorial afín al macrismo.

Los aparatos de inteligencia tienen el instinto de buscar el poder. La información que manejan y la facilidad para las acciones encubiertas y secretas, les confieren un gran poder.

Mientras vivió y manejó a sus anchas el FBI, Edgar Hoover acumuló información confidencial sobre todo el establishment político, periodístico y empresarial de los Estados Unidos, con más poder que el que tuvieron los presidentes que ocuparon la Casa Blanca.

A Hoover no le interesaba el Despacho Oval, porque en el suyo tenía más poder. Por contrapartida, Vladímir Putin es el caso del agente de inteligencia que se vale de su poder oculto para escalar hacia el poder político, y hasta la cima: la presidencia de Rusia.

Putin le cuidó las espaldas a Boris Yeltsin y, como premio a ese favor que pudo brindar por la información comprometedora que poseía sobre varios jueces y camaristas a los que podía presionar, recibió nada menos que la presidencia de Rusia.

En la Argentina, casos como la filtración de conversaciones privadas de Cristina Kirchner y la bomba sucia que estalló en el programa de Mirtha Legrand, justifican plantear dos hipótesis: o bien el Gobierno se vale de agentes de inteligencia para atacar a los autores de las críticas que más le duelen; o bien, hay agentes de inteligencia que hacen por su cuenta ese trabajo sucio, con la intención de ganar gravitación sobre el Gobierno.

En los dos casos, el objetivo de los agentes de inteligencia es el mismo: poner el poder político bajo su oscuro y viscoso poder.

Share

Colonizadores de la historia

Cuando Japón conmemora la devastación nuclear de Hiroshima y Nagasaki, los actos no tienen banderas partidarias.

En Francia, la caída del régimen de Vichy es evocada por todas las fuerzas políticas, y no sólo por los liberales y las izquierdas que estuvieron en la resistencia. Tampoco hay banderas de la CDU apropiándose de las conmemoraciones de la caída del Muro de Berlín, aunque ese partido, mediante el gobierno de Helmut Kohl, tuvo mucho que ver con el fin de la RDA y la reunificación. La recordación es de Alemania, no de un sector político determinado.

En Argentina no ocurre lo mismo con una de sus fechas más cruciales. El último 24 de marzo volvió a mostrar un paisaje decepcionante en una conmemoración que debería concientizar sobre los Derechos Humanos. La clase dirigente volvió a dividirse entre usurpadores y desertores.

Usurpadores son las fuerzas políticas que llevan sus banderas, consignas y discursos para colonizar una evocación que no debe tener más banderas, consignas y discursos que la propia significación de lo evocado y la valoración de los DD.HH. que de ella se desprende.

Colonizar políticamente el aniversario del golpe de Estado que inició una etapa de exterminio, implica una manipulación agravada por la reivindicación que la fuerza usurpadora, el kirchnerismo, hizo de organizaciones armadas que cometieron asesinatos y secuestros en su guerra contra un gobierno de Perón. Fue precisamente la violencia de Montoneros la que allanó el camino a los sanguinarios golpistas.

El solo hecho de llamar “guerrilla” a organizaciones tipo ETA, es una falsificación inaceptable. ¿Cómo se puede reivindicar los DD.HH. y, al mismo tiempo, reivindicar a quienes cometían asesinatos en su lucha contra un gobierno que, bueno o malo, había sido elegido democráticamente? Una aberración delirante que ocurre porque no existe una dirigencia política que defienda la cultura democrática. Esa dirigencia ha desertado del debate que debería impulsar para defender los DD.HH. de la colonización política.

El kirchnerismo usurpa y coloniza porque el radicalismo, el PRO y el resto del peronismo desertan del debate en el que debieran denunciar la manipulación que realizan apologetas de otros crímenes.

Radicalismo, macrismo y peronismo no kirchnerista exhiben un vacío conceptual desolador, al guardar silencio ante la apropiación.

También Mauricio Macri integra la legión de desertores. Cuando se trata de marcas tan oscuras en la historia como la que dejó el 24 de marzo de 1976, un presidente debe tener un mensaje. Pero Macri no lo tiene.

Share

La dura crítica a Macri en España

Buena onda. Salvo el episodio de Iñigo Errejón (Podemos), la visita de Macri tuvo buena repercusión en España | Foto: infobae.com

¿Qué impacto tuvo el duro cuestionamiento del partido Podemos a Mauricio Macri en España? ¿Produjo algún daño en la imagen del Presidente? ¿Opacó su visita haber sido atacado en el hemiciclo de Las Cortes por una de las máximas figuras de la fuerza política que nació del movimiento de “los indignados”? Leer más

Share

Cristina, no Macri, es el espejo de Trump

Miradas opuestas. ¿Quién encarna la figura de Trump en la Argentina? | Foto: archivo turell.com.ar

El kirchnerismo trata a la realidad como si fuera líquida y tomara la forma del recipiente que la contiene. La lectura que hace Cristina Kirchner y, por ende, el resto de esa fuerza política –la oposición más dura al Gobierno- es que Mauricio Macri es el equivalente local a Donald Trump: “Dos millonarios derechistas que gobiernan para los ricos”. ¿Es así? Leer más

Share

Macri: lo bueno, lo malo y lo feo

Que el Presidente actúe para las páginas de ricos y famosos de las revistas de papel satinado es patético. Leer más

Share

Malvinas: Macri metió la pata

Macri y May Foto.sinmordaza.com

Ni mintió ni dijo la verdad. Mauricio Macri cometió el error de un inexperto. La premier británica Theresa May se acercó a saludarlo. El Presidente dijo que esperaba retomar la buena relación y el diálogo, incluyendo el tema Malvinas. Y Theresa May respondió: “Sí, habría que comenzar a conversar”. Que esa frase tan breve como diplomática implique una aceptación británica a dialogar sobre la soberanía de Malvinas es una interpretación por demás optimista.

Leer más

Share

Macri, en el principal escenario mundial

Foto: archivo Turello.com.ar

Mauricio Macri no tiene dotes para lucirse en grandes escenarios internacionales. Ni es un virtuoso de la oratoria, ni tampoco sabe cómo atraer la atención de sus audiencias. Sin embargo, en la Asamblea General de la ONU, para caerle bien a la gran mayoría de quienes lo escucharan, le alcanzará con no dictar cátedra de economía y política, como hacía su antecesora.

Leer más

Share

Cristina con Dilma como su escudo

De las repercusiones que tuvo la destitución de Rousseff, algunas merecen un capítulo destacado en la historia universal de la infamia. Leer más

Share