Archivo de Etiqueta Cristina Kirchner

La realidad oscura que se sentó a la mesa de Mirtha

El periodista Carlos Pagni denunció una operación de los servicios de inteligencia en la mesa de Mirtha con Natacha Jaitt | Imagen: Diario Popular.

Si el debate en los medios gira sobre la calidad ética de Mirtha Legrand y la verosimilitud de Natacha Jaitt, entonces sirve muy poco el debate en los medios. Los autores materiales de una deflagración no son más importantes que la autoría intelectual. O sea, el que organizó y financió el ataque a la imagen pública de un puñado de personas.

Sabiendo donde estuvo la organización y financiación del trabajo sucio que perpetraron una mediática y una veterana estrella de la televisión, se podrá dilucidar lo más importante de todo: con qué objetivo se llevó a cabo esa operación.

La primera impresión es que se trata de un trabajo de aparatos de inteligencia. De ser así, faltaría saber si es mano de obra ocupada o mano de obra desocupada.

El gobierno que preside Mauricio Macri debiera ser el más interesado en desentrañar este caso, para corroborar o descartar que, detrás de los ejecutores de esta operación, estén agentes de inteligencia del Estado.

Ocurre que la mayoría de los personajes alcanzados por el ataque mediático son figuras de los medios que entran en el sector que el ultramacrismo llama despectivamente “Corea del centro”.

O sea, referentes que fueron duramente críticos de los gobiernos kirchneristas, pero no resultan complacientes con la actual administración. Por el contrario, “Corea del centro” cuestiona de Macri y de sus ministros todo lo que considera que debe ser cuestionado

Y está claro que al Gobierno y al macrismo les molestan más los cuestionamientos de quienes fueron duros críticos del kirchnerismo, que los que provienen del “periodismo militante” que integraba el aparato de culto personalista de Cristina Kirchner.

Los ataques del “periodismo militante” no debilitan ni afectan en absoluto al Gobierno. Por contrapartida, las críticas de quienes fueron aguerridos cuestionadores de Cristina Kirchner son más atendibles.

Por eso es importante que quede en claro quién organizó y financió el ataque a “Corea del Centro”, que se realizó desde un programa de alto rating y línea editorial afín al macrismo.

Los aparatos de inteligencia tienen el instinto de buscar el poder. La información que manejan y la facilidad para las acciones encubiertas y secretas, les confieren un gran poder.

Mientras vivió y manejó a sus anchas el FBI, Edgar Hoover acumuló información confidencial sobre todo el establishment político, periodístico y empresarial de los Estados Unidos, con más poder que el que tuvieron los presidentes que ocuparon la Casa Blanca.

A Hoover no le interesaba el Despacho Oval, porque en el suyo tenía más poder. Por contrapartida, Vladímir Putin es el caso del agente de inteligencia que se vale de su poder oculto para escalar hacia el poder político, y hasta la cima: la presidencia de Rusia.

Putin le cuidó las espaldas a Boris Yeltsin y, como premio a ese favor que pudo brindar por la información comprometedora que poseía sobre varios jueces y camaristas a los que podía presionar, recibió nada menos que la presidencia de Rusia.

En la Argentina, casos como la filtración de conversaciones privadas de Cristina Kirchner y la bomba sucia que estalló en el programa de Mirtha Legrand, justifican plantear dos hipótesis: o bien el Gobierno se vale de agentes de inteligencia para atacar a los autores de las críticas que más le duelen; o bien, hay agentes de inteligencia que hacen por su cuenta ese trabajo sucio, con la intención de ganar gravitación sobre el Gobierno.

En los dos casos, el objetivo de los agentes de inteligencia es el mismo: poner el poder político bajo su oscuro y viscoso poder.

Share

Juego sucio de dudosa legalidad

La recurrente difusión de audios en los que Cristina Kirchner y Oscar Parrilli, es desagradable y expone un espíritu violento y cargado de desprecio. Pero en estos días no resulta ni lo más grave ni lo más revelador.

El desprecio de Cristina por quienes la confrontan y la denuncian era conocido desde que gobernaba su marido. Tampoco hay novedad en el desprecio al Partido Justicialista, ninguneado durante sus dos presidencias.

Lo más grave no está en esos diálogos telefónicos plagados de vulgaridades. Lo más grave está en la recurrente difusión pública de grabaciones que no debieran salir de los despachos judiciales donde fueron ordenados. Cada filtración resulta oportuna para el gobierno de Macri. Cristina y Parrilli se expresan con desprecio hacia el peronismo y hacia Sergio Massa, en momentos en que la ex presidenta intenta unir kirchnerismo y peronismo.

La difusión de esa vieja grabación no puede tener otro objetivo que el de dinamitar el acercamiento en marcha. Lo dudoso es la legalidad de que, una vez más, se hayan filtrado grabaciones ordenadas para investigaciones judiciales, y no para jugadas políticas. Tanto el Código Procesal Penal como la Ley de Inteligencia permiten a los jueces interceptar comunicaciones. Lo que no permiten es la filtración de esos registros para que lleguen a la prensa.

La legalidad del procedimiento judicial de interceptar comunicaciones privadas, no otorga legalidad a la filtración y publicación de esos registros. ¿Por qué, entonces, no se toman medidas para investigar y castigar a los miembros del aparato judicial que producen las filtraciones, y también para evitar que haya medios que sigan dando difusión pública a lo que no debiera difundirse?

Cristina jamás ocultó su menosprecio por el partido creado por Perón, en el que militó siempre. Tampoco ocultó ese viscoso desprecio por todo aquel que la contradijera, cuestionara su verticalismo personalista o la denunciara por corrupción. Por eso, lo nuevo de esta nueva filtración no está en lo que dice la ex presidenta, sino en el blanco al que apunta. Ese blanco es el intento de reunificación del peronismo.

Muchas cosas se le pueden cuestionar a esta iniciativa que imanta conspiradores y oportunistas. Lo que no se puede es jugar sucio contra ella. Y la filtración y difusión de escuchas telefónicas implican juego sucio, además de actos de dudosa legalidad.

Share

Cristina, no Macri, es el espejo de Trump

Miradas opuestas. ¿Quién encarna la figura de Trump en la Argentina? | Foto: archivo turell.com.ar

El kirchnerismo trata a la realidad como si fuera líquida y tomara la forma del recipiente que la contiene. La lectura que hace Cristina Kirchner y, por ende, el resto de esa fuerza política –la oposición más dura al Gobierno- es que Mauricio Macri es el equivalente local a Donald Trump: “Dos millonarios derechistas que gobiernan para los ricos”. ¿Es así? Leer más

Share

Cristina se oculta detrás de Lula y Dilma

Cristina Kirchner aprovechó las denuncias contra Lula y Dilma, para denunciar una campaña de los “grupos concentrados” | Foto: telam.com.ar

Reunirse con Lula en Brasil y dar con Dilma Rousseff una conferencia titulada “La Lucha política en Latinoamérica hoy”, le sirve mucho a Cristina Kirchner. Lo que no está claro es si les sirve a Lula y a Dilma. La idea que subyace es que los tres ex mandatarios sufren las consecuencias de haber enfrentado al poder económico concentrado para repartir riqueza entre los pobres. ¿Es así? Leer más

Share

Cristina se acerca a “la hora señalada”

A la hora señalada fue el nombre español de High noon, la película de 1952 en la que Gary Cooper termina enfrentando a su archienemigo. El título español hace referencia a esos momentos fatídicos que llegan de manera inexorable cuando de saldar viejas cuentas se trata. Leer más

Share

La falacia de equiparar a Cristina Kirchner con Lula

Cristina Kirchner se defiende políticamente de las acusaciones, que no contesta | Foto: infobae.com

Un curioso interrogante sobrevuela a la Argentina: ¿Cristina Kirchner va a ir presa? La pregunta lógica sería si la ex presidenta va a ser, o no, declarada culpable. Sin embargo, el interrogante recorre el país, pasa por encima de su culpabilidad o inocencia, para plantear directamente la duda sobre si pagará o no en la cárcel por los delitos que cometió. Ergo, su culpabilidad se da por descontada. Leer más

Share

Cristina con Dilma como su escudo

De las repercusiones que tuvo la destitución de Rousseff, algunas merecen un capítulo destacado en la historia universal de la infamia. Leer más

Share

Cristina: defenderse atacando

La estrategia defensiva de Cristina Kirchner consiste en, por un lado, situarse por encima de la ley, como si fuera una “prócer viviente” e intocable, y por otro lado, convertir la ley en campo de batalla donde contraatacar a sus denunciantes con juicios millonarios. Leer más

Share

Amenazar, estrategia defensiva de Cristina Kirchner

La nueva estrategia de la defensa de Cristina Kirchner es potente, pero tiene un flanco débil: es demasiado obvia. A tal punto, que podría terminar generando el efecto contrario al deseado, o sea ser una evidencia más de que la ex presidenta se benefició de un esquema de enriquecimiento ilícito. Leer más

Share

La corrupción K y los sacerdotes pedófilos

La analogía que hizo Héctor Recalde es falazmente perfecta, aunque para probar exactamente lo contrario de lo que quiso decir el titular de los diputados kirchneristas. “Si la Iglesia pudo resistir unos cuantos curas pedófilos, por qué no vamos a resistir nosotros a un par de corruptos”, dijo el ahora ultra K diputado. Leer más

Share