Archivo de Etiqueta Colombia

De presidente poderoso a prófugo

Posiblemente, se trata de un episodio más en la guerra entre el presidente actual y su antecesor. Pero eso no implica, necesariamente, que Rafael Correa sea la víctima inocente de la persecución política que describe.

La prisión preventiva que se dictó contra él deviene de un caso extraño: el presunto intento de secuestro del opositor Fernando Balda, el 2012, en Colombia. No obstante, lo significativo es que sobre aquel hecho, no fue la Justicia ecuatoriana, por entonces sumisa a Correa, sino la Justicia de Colombia la que llegó a la conclusión de que los cinco maleantes que se llevaron por la fuerza a Balda y lo liberaron cuando la policía (alertada por un grupo de taxistas) los alcanzó, habían recibido dinero de tres agentes de inteligencia de Ecuador.

Esos agentes respondían al jefe máximo del espionaje ecuatoriano, Pablo Ramos, reiteradamente cuestionado por usar el aparato de inteligencia para espiar a opositores y a críticos del gobierno. De tal modo, no resulta descabellado pensar que Correa pudo haber ordenado el secuestro del exdirigente de Alianza País que saltó a la oposición y, desde las filas del partido Sociedad Patriótica, hizo fuertes denuncias de corrupción.

Tampoco es descabellado sospechar que el presidente Lenin Moreno mueva hilos para que la Justicia avance contra Correa, después de haber sacado de la vicepresidencia al ultracorreísta Jorge Glas, encarcelándolo por supuesta corrupción durante el gobierno anterior.

Desde que entró al Palacio de Carondelet, quien había sido el manso vicepresidente del volcánico Correa, abandonó el modelo político de su mentor y lo enfrentó con dureza.

Entre otras cosas, lo acusó de haber desguarnecido la frontera con Colombia para facilitar a las FARC el tráfico de cocaína y tener guaridas en Ecuador. De hecho, en el 2008, cuando dos aviones Supertucano atacaron y mataron al comandante Raúl Reyes, el campamento bombardeado estaba en territorio ecuatoriano. Por eso aún opera en esa zona el remanente de las FARC que asesinó a periodistas del diario quiteño El Comercio.

Por haber sido el ministro de Defensa que diseñó la Operación Fénix, Juan Manuel Santos concedió la extradición de Balda, buscando conciliar con Correa. Pero la investigación que ordenó la Justicia colombiana siguió su curso y fue la que derivó en la orden de prisión contra Correa.

Seguramente, el expresidente no será encarcelado porque Ecuador no tiene convenio de extradición con Bélgica y quizá precisamente por eso (y no por su esposa belga) es que eligió Bruselas para radicarse tras dejar el poder. De todos modos, las alertas rojas de Interpol obligarán a Rafael Correa a permanecer en Bélgica. Y el solo hecho de que no vuelva a Ecuador es bueno para Lenin Moreno.

Share

La metamorfosis colombiana

Más que una señal más de giro político latinoamericano hacia la derecha, el resultado del proceso electoral colombiano debe verse como una señal más de la metamorfosis política que sigue dándose en Colombia.

La novedad es que hay una nueva bipolaridad reemplazando a las anteriores. Y esta nueva bipolaridad es rotunda: derecha-izquierda.

A lo largo del siglo XX, a los dos polos los ocuparon el Partido Conservador y el Partido Liberal. El primero era defensor de un statu quo dominado por un puñado de familias tradicionales y terratenientes, mientras que el segundo representó siempre una socialdemocracia popular y partidaria de la reforma agraria.

Sobre finales del siglo y los primeros años del actual, los conservadores ya representaban una derecha modera-da, mientras que el Partido Liberal seguía expresando una versión latinoamericana de los socialdemócratas de Europa o de los radicales argentinos.

Tras el fracaso del presidente Andrés Pastrana en la negociación de paz que Tirofijo aprovechó para reorganizar a su guerrilla marxista, el Partido Conservador se debilitó y dejó a los liberales un protagonismo hegemónico. Pero tras el giro político que implicó la presidencia de Álvaro Uribe, el viejo partido de Jorge Eliéser Gaitán empezó a dividirse en las dos porciones que protagonizaron la nueva bipolaridad: la derecha uribista y la centroizquierda santista.

El nuevo bipolarismo estaba conformado por el Partido de la U, del presidente Juan Manuel Santos, y el Centro Democrático, de su exaliado Álvaro Uribe. Ergo, a esta altura de la historia, el Partido Liberal había quedado marginado por las dos fuerzas políticas que se engendraron en su vientre. Pero la que lideró Santos acaba de sucumbir en este último proceso electoral, del que salió triunfante el uribismo con su candidato, Iván Duque.

En la nueva bipolaridad, la centroizquierda dejó su lugar a una izquierda más definida: el Polo Democrático. Su líder, Gustavo Petro, no representa el castro-chavismo ni pretende convertir Colombia en una nueva Venezuela. El M-19, la guerrilla de la que proviene, nunca fue marxista como las FARC y el ELN, sino de una izquierda nacionalista inspirada en el general Rojas Pinilla. Y de sus filas salieron legisladores y gobernadores estaduales destacados como Navarro Wolff. La falsa imagen del castro-chavismo la instaló con éxito el uribismo, logrando ganar el balotaje. No obstante, con más de ocho millones de votos, el Polo Democrático se consolida como segunda fuerza y principal oposición. Por lo tanto en Colombia la pulseada ya no es más centroderecha contra centroizquierda, sino derecha contra izquierda.

Share

Paraguay y Colombia: entre el vicio y la virtud

Contraste entre la renuncia de Horacio Cartés a la presidencia y la nueva política en Colombia.

Como Jano, el dios de la mitología romana cuya efigie tenía dos rostros contrapuestos, la política latinoamericana mostró dos caras que representan sus respectivas antípodas. Pero no porque una exprese la izquierda y la otra la derecha, sino porque una implica la novedad política de la decencia y la concordia como banderas, mientras que su reverso encarna la astucia turbia y sin límites éticos en la búsqueda de poder.

Las banderas de la decencia y la concordia flamearon en las urnas de Colombia, mientras que su contracara se mostró, indecorosa, en la atribulada política de Paraguay.

En la efigie latinoamericana de Jano, un rostro fue el del matemático y académico que logró un sorprendente tercer lugar en la elección presidencial de Colombia, con un discurso inaudito en la región por su calidad ética. En el rostro contrapuesto apareció Horacio Cartes, presentando su renuncia a la presidencia de Paraguay. Leer más

Share

Secuestros en Ecuador: La vuelta de las FARC

Como un residuo tóxico, los batallones que no firmaron la paz en Colombia están sacudiendo Ecuador con sus secuestros y crímenes.

En Colombia, ni la disolución de los carteles de Medellín y Cali fueron el final del narcotráfico, ni la firma del acuerdo de paz con las FARC trajo la paz y el final de esa guerrilla. El narcotráfico de poderosos jeques como Pablo Escobar y los hermanos Rodríguez Orejuela, se trasladó a México, dejando en Colombia una estela de pequeños narcotraficantes que no ostentan riqueza ni andan rodeados de sicarios armados hasta los dientes. Es la generación de narcos “invisibles”, que cedió a los poderosos cárteles mexicanos el mercado norteamericano, pero conquistó el mercado europeo. Con esas mafias más discretas negocian las FARC residual.

La paz firmada con Timochenko fue importante. Implicó el desarme y la desmovilización de siete mil guerrilleros. Pero el asesinato de tres ecuatorianos, seguido por el secuestro de una joven y pareja ecuatoriana que viajaba por la frontera de Colombia en una moto, les avisó a los colombianos que aún hay guerrilla en el país. Además del Ejército de Liberación Nacional (ELN), están los mil doscientos combatientes que dieron la espalda a las negociaciones que se realizaban en La Habana y luego rechazaron el acuerdo con el gobierno y acusaron de traición a la cúpula de la vieja guerrilla.

Leer más

Share

ELN: la última guerrilla envilecida

El presidente Santos quiere cerrar en Colombia la actuación de la guerrilla. Ahora, negocia con el ELN | Foto: ecuadortime.net

La última guerrilla que queda en Colombia -Ejército de Liberación Nacional (ELN)- entró a la mesa de negociación de paz con un acto miserable: el secuestro extorsivo de un político, al que retuvo en condiciones infrahumanas hasta que cobró un rescate millonario. Leer más

Share

Colombia hora cero

Juan Manuel Santos junto al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

En “La sombra del águila”, cuenta Arturo Pérez Reverte la interpretación errónea que hizo Napoleón sobre la batalla de Sbodonovo.

Aquella instancia crucial del avance de las fuerzas napoleónicas sobre Rusia en 1812, era observada desde una colina por el gran mariscal francés. Leer más

Share

Los gritos de la historia

No es mucho más que un maquillaje. En algunos puntos, se hicieron cambios en serio, pero en otros, solo hubo retoques como para dar la sensación de que el “No” fue verdaderamente escuchado y tenido en cuenta en la renegociación del acuerdo de paz. Leer más

Share

Nobel que castigó a las FARC

Por cierto, sonó magnánima. Que habiendo padecido seis años enclaustrada en los gulags que Tirofijo tenía en la selva, Ingrid Betancourt diga que también las FARC merecían el Nobel de la Paz que recibió Juan Manuel Santos, exhibe magnanimidad. Pero dudosamente sea eso lo que de verdad siente la dirigente ecologista. Leer más

Share

El sopapo de Uribe a Santos: el lado oscuro del acuerdo de Colombia

Foto: Revista Noticias

El plebiscito terminó siendo una pelea entre dos antiguos aliados devenidos en archi-enemigos. Y perdió el actual presidente. Leer más

Share

El precio de la paz en Colombia

SantosyTimochenko

Colombia busca poner fin a más de medio siglo de guerra, pero habrá un costo: la impunidad. La historia del líder de las FARC.

Los hombres duros, nacidos en hogares donde mamaron las ideas que sus vidas abrazaron, y convencidos hasta hace poco de que jamás pactarían con el enemigo al que juraron destruir, son los que finalmente han puesto la paz al alcance de Colombia.

Leer más

Share