Quién fue Jacques Chirac, el expresidente francés al que despide el mundo

A raíz del fallecimiento del expresidente francés, Jacques Chirac, el analista internacional Claudio Fantini realizó un breve resumen de la trayectoria política del continuador del gaullismo.

El mundo está despidiendo a uno de los líderes de la última camada, de la camada previa a la irrupción del anti sistema.

Chirac fue quien empezó a enfrentar al anti sistema y fue quien empezó a ser reemplazado. En Francia el movimiento antisistema empezó a golpear cuando Nicolás Sarkozy, que había sido su ministro, lo desplaza del poder. Por cierto, después aparecerían figuras aún más antisistema que con Sarkozy.

Chirac fue uno de los presidentes que correspondían a la ideología del gaullismo, que más que una ideología en sí mismo, era una forma de entender a Francia, el conservadurismo y el nacionalismo. Jacques Chirac era alguien que se identificaba con el ideario de Charles De Gaulle, el general que puso a Francia de pie cuando estaba ocupada por la Alemania Nazi. Chirac empezó a actuar en el gobierno siendo joven cuando estaba en manos de Pompidou, el gran heredero de Charles De Gaulle.

Luego pasaría por otros gobiernos. Fue funcionario, ocupó el cargo de primer ministro, que en el presidencialismo francés no tiene la significación que tiene en otros puntos de Europa.

Él se formó confrontando electoralmente a François Miterrand y Giscard d’Estaing muestra en qué aguas se hizo este navegante de la política francesa porque aquellos eran los grandes estadistas franceses. Fue un político de aquella generación.

Fue alcalde de París, fue primer ministro y fue presidente de Francia. Como presidente se pueden subrayar sus actitudes de indisciplina frente a las iniciativas norteamericanas en distintos puntos del mundo.

Con Bill Clinton tuvo sus diferencias cuando Clinton ordenó ataques sobre Irak gobernada por Sadam Husein. Luego se negó a aceptar acompañar a Estados Unidos en los tiempos de Bush hijo a la invasión de Irak.

En aquel momento era muy fuerte decirle que no a aquel Estados Unidos que había sido atacado en el corazón de Manhattan y en el mismísimo Washington. Bush había logrado que Tony Blair pusiera a Gran Bretaña en esa empresa, también la España de José María Aznar y Jacques Chirac se plantó e instaló un debate cuasi nacionalista de “no dejarse arrastrar por los Estados Unidos”.

Incluso, la política nuclear de Francia tuvo que ver con la orden de Estados Unidos en 1956 de parar la guerra que habían iniciado contra Egipto por la nacionalización del Canal de Suez. Chirac fue uno de los que desarrolló ese proyecto nuclear realizando pruebas en la Polinesia que hizo tanto ruido en el mundo y a la que Francia se resistió tanto de aceptarla.

Ese era el nacionalismo francés, típicamente gaullista. Jacques Chirac supo a su modo representarlo. Él creó el partido que canalizo el gaullismo, el Rassemblement pour la République (Agrupación por la República), desde ese partido libró sus compulsas contra d’Estaing y Miterrand, uno liberal y el otro socialdemócrata, y luego terminaría con otras compulsas ya en las puertas del antisistema.

Él pierde la elección contra quien había sido su ministro, el díscolo Nicolás Sarkozy que ya tenía rasgos populistas y luego también enfrentaría, esa fue una elección espectacular, a Jean Marie Le Pen, padre de Marine Le Pen.

En segunda vuelta, Chirac pudo conjurar el riesgo del arribo de la ultraderecha al poder. Después vino Sarkozy y ahí empezaría a cambiar la historia y desde entonces empezó el antisistema a inundar la política francesa.

Jacques Chirac queda como uno de los miembros de aquella camada de grandes políticos típicamente franceses.

Share

Comentarios