G-20 en Japón: las incertidumbres que envuelven a Donald Trump

El equipo de Cada Mañana conversó con el analista internacional Claudio Fantini acerca de los conflictos que deberá enfrentar Donald Trump en la cumbre internacional.

Arranca mañana la Cumbre del G-20 en Osaka, Japón. Allí está el presidente Macri. Obviamente, otra vez, el tema central será Estados Unidos – China. No se sabe qué va a plantear Donald Trump porque ha vuelto a esgrimir en las últimas horas la posibilidad de subirle los aranceles.

O sea por ahí aumenta la beligerancia en sus referencias hacia China, por ahí las disminuye. Por eso creo que va a haber mucha atención del mundo puesta en esta Cumbre.

El conflicto entre Irán y Estados Unidos quedo aparentemente aplacado, estaba muy en tensión. Quedó claro que ni Irán ni Donald Trump quieren una guerra. El presidente norteamericano está rodeado de tres halcones de bastante negligencia, o sea tienen poca solidez. me evocan a figuras como Dick Cheney o Donald Rumsfeld, que con muy poco lograban hacer demasiado en materia de estropicios internacional.

Mike Pompeo tiene posiciones muy belicosas, también John Bolton y Gina Haspel, directora de la CIA. Se ve que en las últimas horas, tras el incidente con el drone que fue abatido sobre el estrecho de Hormuz, Donald Trump terminó escuchando a los más experimentados y los que le hicieron ver que hay lineas que se pasan y no hay retorno.

O sea, que un ataque quirúrjico o por más selectivo que sea en sus blancos dentro del territorio iraní, no es equivalente al ataque que hubo en el ataque sirio. Alí Jamenei no es lo mismo que Bashar al-Asad. El ayatollah va a devolver el golpe de forma muy fuerte, tiene brazos tercerizados como Hezbollah en el Líbano, como la milicia Huti en Yemen, como Hamas en la franja de Gaza. Pero también tiene un poder de fuego propio muy fuerte, una misilería muy desarrollada que puede atacar las bases norteamericanas en la costa arábiga del Golfo Pérsico.

Trump viene entendiendo que el peligro de una guerra es cierto. Es decir, que no va a pasar como en Siria, que uno va, ataca, simula un ataque y todo queda como estaba.

Otro tema que ha impactado al mundo es esta fotografía que muestra el cadáver de un salvadoreño y su hija de 2 años en las orillas del Río Bravo en la frontera entre México y Texas. Esto ha generado un debato muy grande en los Estados Unidos.

Garro: “La gobernadora Vidal decidió castigar fuertemente a la empresa responsable del apagón”

Esto vuelve a mostrar la fuerza de las fotos de las tragedias cuando el protagonista en esa imagen es un niño. Eso tiene una fuerza que no tienen otros rasgos, otras imágenes de las tragedias.

Esto incluso puede cambiar la historia. Fue el caso, por ejemplo, de la niña de una aldea vietnamita que corría desnuda con los brazos abiertos quemada por el napalm que acababa de lanzar un avión survietnamita. Esa foto cambió la historia de la Guerra de Vietnam porque alentó a los movimientos contestatarios que salían a las calles en los Estados Unidos para detener una acción criminal norteamericana.

Donald Trump ahora tiene que lidiar con esta imagen de esta pequeña salvadoreña que golpea y sacude al mundo. Esto, además, ha puesto en el centro del debate lo que viene siendo una política cruel, antihumanitaria. Los demócratas no han ofrecido nada mejor, planteaban que no había emergencia en la frontera sur. Pero la verdad es que si la hay. Es una emergencia trágica.

Igual que en Europa, estas masas deben estar consideradas como refugiados, no como inmigrantes por la situación de emergencia que está viviendo Honduras. En el caso de Estados Unidos, habrá que empezar a pensar nuevamente en los términos en que pensó Kennedy cuando impulsó la Alianza para el Progreso, que era una especia de Plan Marshall para América Latina. Kennedy pensó en términos de desarrollo económico y de desarrollo social y en estos mismos términos debiera hoy plantearse la realidad, por lo menos de América Central específicamente.

Share

Comentarios