El atribulado final de una “egocracia”

En esos típicos ataques en los que los adictos causan daños a otros y a ellos mismos, Cristina empezó a desgarrar instituciones, realizar nombramientos a mansalva y firmar decretos que agravaron la economía.

Homero, en el canto segundo de La Ilíada, y Herodoto en el primer tratado de regímenes comparados, esbozaron los primeros sistemas políticos, que luego Aristóteles clasificó en “puros e impuros” y a los que, más tarde, se agregarían otras modalidades de poder.

Pero para entender el liderazgo de Cristina Fernández hay que agregar a la lista que dejaron los antiguos griegos la “egocracia”. Lo hizo el politólogo José Nun cuando llenaba las lúcidas páginas de su libro El sentido común y la política , definiéndolo como un sistema en el cual el “cratos” (poder) reposa sobre el ego del gobernante.
Leer más

Share