Mirtha vs. Cristina: el duelo verbal

Mirtha Legrand se equivocó al usar la palabra “dictadora” para calificar a la presidenta argentina, pero el kirchnerismo se equivoca al considerarla democrática.

cristina-mirtha

La popular actriz y conductora de televisión, habría sido más certera y dejado menos flancos, si hubiera calificado a Cristina Kirchner de autoritaria.

Un mandatario, o sea un jefe de Estado que cumple con el “mandato” conferido por el “soberano”, que es la sociedad que lo eligió, no actúa como un violador serial de los límites constitucionales al poder del gobernante. Y está claro que Cristina es una violadora serial de esos resguardos institucionales. Ergo, no gobierna como una mandataria democrática, sino como una “soberana” que se sitúa por encima de las leyes y las instituciones.

Leer más

Share

La patria política y la patria futbolera

scioli-zannini-Sergio-Casas large

Argentina se olvidó del diálogo. Cree que la democracia es sólo confrontar y debatir. Por cierto, la democracia implica confrontación y debate, pero en modo alguno puede excluir el diálogo.

“La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce”, dijo Jorge Luis Borges. Por eso un síntoma preocupante en un país es que la derrota carezca de esa dignidad que la enaltece.

La Argentina política y la Argentina futbolera son arrogantes en la victoria e indignas en la derrota. Lo fueron los hinchas que hicieron cánticos antichilenos en el propio Chile y los que repudiaron a los jugadores por haber perdido la final de la Copa América.

También los dirigentes kirchneristas que corrieron a poner la cara en la postal del único triunfo que consiguió el oficialismo en el llamado “superdomingo”.

Que Daniel Scioli, Carlos Zannini, Wado de Pedro, Aníbal Fernández y Sergio Berni hayan viajado a La Rioja para figurar en la foto triunfal de Sergio Casas fue tan poco digno y tan absurdo como la Presidenta tuiteando sobre el resultado en Grecia esa noche clave del calendario electoral.

Leer más

Share

Triunfo y derrota en Grecia

El referéndum griego y cómo interpretar la victoria del “No”. La economía y el Partenón: pasados de esplendor y presente en ruinas.

grecia large

El referéndum desciende del ostracismo, una institución impulsada por Clístenes cinco siglos antes de Cristo, en la que el ciudadano ateniense votaba por expulsar o no de la polis a quien hubiera cometido una falta grave.

El primer ministro griego hizo una apuesta de riesgo que, de haberle salido mal, lo hubiera expulsado del gobierno. Sin embargo, no es tan fácil interpretar el triunfo del “No” a las imposiciones europeas como un gran triunfo del gobierno de Syriza. De hecho, en el medio de los festejos, el triunfador Alexis Tsipras sacrificó a Yanis Varoufakis, su ministro de Finanzas y principal negociador, en el altar de la Eurozona.

Sucede que la política griega lleva tiempo extraviada. Y como en el mitológico laberinto de Dédalo, la salida no está a la vista y adentro todos deambulan sin mantener una dirección.

De hecho, cuando aún estaba en la oposición, Tsipras y su coalición de izquierda radical atacaban los ajustes que hicieron Yorgos Papandreu y después Antonis Samarás. Exigían la salida de la Eurozona y la recuperación de la moneda propia, el dracma.

Leer más

Share